¿Cuna o minicuna?

¿Cuna o minicuna?

El tamaño es importante. A diferencia de las cunas, en las minicunas el bebé está más recogido.

Hay quienes consideran que no es necesario comprar una minicuna, porque su vida útil es de medio año a nueve meses, y que es mejor hacer la inversión sólo con la cuna, y luego comprar reductores. Es una opción legítima, pero en muchas ocasiones esta decisión se convierte en un problema que se arrastra durante todo el periodo, hasta que el bebé crece ya lo suficiente para estar en la cuna. ¿Cuáles son las ventajas de comprar una minicuna y no dejar directamente al niño en la cuna?

  • Una de ellas es la movilidad. Con la minicuna podemos tener al bebé en cualquier lugar de la casa o el piso. Si estamos en el salón, el niño está con nosotros en la minicuna, porque podemos transportarla fácilmente. De otra forma, o bien tenemos que separarnos del bebé y dejarlo en la habitación cuando nosotros estamos en cualquier otra parte del piso, con el desasosiego que suele producir en los primeros meses, o bien tenemos que usar el capazo o el cochecito de paseo o incluso el portabebé del coche o silla de auto (el maxi cosi). Pero en ninguna de estas alternativas estará igual que en la minicuna. Unos están pensados para ir en el coche y otros para salir a pasear o transportar al bebé, y aunque usarlos, se usan, es mucho mejor para el bebé que duerma en una minicuna cuando está en casa.
  • Otra ventaja es la emocional para el bebé. Como decíamos en un artículo anterior, en las cunas grandes los bebés se sienten desangelados, en un ambiente muy distinto al del útero maternos. Las minicunas, mucho más recogidas, le proporcionan ese entorno más reconocible.
  • Y una tercera ventaja es la del espacio. No muchos padres pueden colocar la cuna en su dormitorio y desde el primer momento la sitúan ya en una habitación sólo para el bebé. Puedes tener ya la habitación del bebé preparada o estar preparándola, con la cuna grande, pero la minicuna te permite tenerlo en tu habitación durante los primeros meses, cuando más necesitáis estar con él y él con vosotros, y luego ya que pase a ocupar la cuna grande en su habitación al cumplir los seis o nueve meses.
¿Te ha sido útil el artículo? Compártelo.

    Comentarios

    1. Hola. Os cuento mi experiencia. Yo compré una minicuna para mi bebé, y la verdad es que la usó hasta que tuvo un año casi. Tuve al niño en septiembre, por lo que nos vino de maravilla para el invierno. Estaba recogidito y no pasaba frío. Pero mi cuñada lo tuvo en mayo, de cara al verano, y en junio hacía demasiado calor. Apenas la usó. Es importante también tener en cuenta la época para la que va a usarse.
      Un saludo.

    Opina

    *


    *